8 de junio de 2022

Proteja sus ojos de los peligros del sol.

Todavía somos muy pocos los que nos preocupamos por el nivel de protección de nuestras gafas de sol. Sin embargo, es imprescindible proteger nuestros ojos del sol, sobre todo cuando vamos de vacaciones a la montaña, ya que la nieve refleja el 80% de los rayos UV transmitidos por el sol. ¿Cuáles son los riesgos de una protección insuficiente? ¿Cómo debe equiparse adecuadamente?

Vacaciones en la nieve: ¿quién es responsable de los daños oculares?

La exposición prolongada y sin protección al sol puede tener muchos efectos en los ojos. Las consecuencias serán diferentes según los espectros de luz y las longitudes de onda implicadas:

  • Rayos ultravioleta de tipo B: son responsables de las quemaduras oculares, que pueden manifestarse por enrojecimiento, escozor, pero también por trastornos más graves como afecciones de la retina, queratitis o el desarrollo prematuro de una catarata
  • Radiación infrarroja (IR): puede calentar los párpados, resecar la córnea y aumentar el riesgo de sequedad ocular
  • Luz azul: provoca deslumbramientos y a veces una mala percepción de los colores (aberración cromática).

Vacaciones en la nieve: ¿cuáles son los riesgos para los ojos?

El exceso de luz solar hace que el ojo sufra un triple ataque:

  • Radiación directa: fluctúa según las estaciones, las zonas geográficas y la altitud
  • Reflexión UV: varía según la naturaleza del suelo. Por ejemplo, la nieve en polvo refleja el 85% de los rayos UV, frente a sólo el 20% de la arena de la playa. Este fenómeno es la causa principal de la oftalmia de las nieves (véase más adelante)
  • Deslumbramiento: se debe al reflejo de los rayos del sol, que provoca molestias visuales y dolor de ojos. Las consecuencias pueden ser graves: disminución de la agudeza visual, alteración de la visión de los colores y de la percepción del relieve, etc.

¿Qué es la oftalmia de la nieve?

Se trata de una lesión de la córnea que provoca una sensación de ardor, con la impresión de un cuerpo extraño bajo el párpado, seguida de un fuerte lagrimeo y molestias con la luz. Esta condición se produce principalmente cuando se expone a una radiación intensa, como puede ser el caso de la nieve. Aunque puede ser preocupante en sus manifestaciones, no suele provocar secuelas, pero puede requerir un aislamiento prolongado en la oscuridad.

Vacaciones en la nieve: ¿por qué los niños corren más riesgo?

Todo el mundo necesita una protección solar adecuada, pero los niños deben estar protegidos de los rayos del sol. Esto se debe a que el cristalino de los más jóvenes no filtra adecuadamente los rayos UV. Antes de los 10 años, el cristalino deja pasar el 75% de los rayos UV, frente al 10% a partir de los 25 años... De ahí la necesidad de llevar máscara o gafas en las pistas de esquí, ¡y al aire libre!

Vacaciones en la nieve: ¿cómo elegir las gafas adecuadas?

El uso de gafas de sol sigue siendo la única alternativa posible para reducir el riesgo de daños visuales. Pero hay que elegir un equipo de calidad. Aquí tienes algunos consejos para elegir las gafas de sol o las gafas de protección adecuadas:

  • dar preferencia a las lentes orgánicas. Las lentes de policarbonato son más adecuadas para hacer deporte, ya que son más ligeras e irrompibles
  • comprobar que las gafas tienen el marcado CE
  • opte por la protección 3 o 4 para unas vacaciones en la nieve
  • comprobar la presencia de filtros UV
  • Prefiera los marcos anchos, que limitan el paso de la radiación.